16/02/2019
Antigua Roma al Día

Una vez más, el sensacionalismo periodístico crea titulares insostenibles ante noticias reales e interesantes. En los últimos días varios medios de comunicación italianos, ingleses y españoles han publicado la noticia del comienzo de la búsqueda de la tumba de Rómulo, el primer rey de Roma. Ante esta noticia, lo primero que hay que dejar claro es que, con toda probabilidad, Rómulo no es un personaje histórico sino que forma parte de la tradición fundacional de Roma creada por los propios romanos para fijar unos orígenes épicos y gloriosos para su pueblo.

Según estos artículos, la tumba se está buscando en un área del Foro romano en la que se superponen diversos periodos de la historia hasta llegar a lo más profundo de la Roma arcaica. Efectivamente, los nuevos estudios en esta zona del foro, el comitium (que no comienzan ahora sino que llevan varios años en activo), nos pueden desvelar detalles que hasta ahora no conocíamos sobre esa Roma primigenia tan ignota para nosotros como para los propios romanos, pero no el “sarcófago de Rómulo”, como dicen algunos medios (empezando porque en la Edad del hierro, en el Lacio, la forma más frecuente de enterramiento era la incineración).

Área de excavación en la zona del comitium, frente a la Curia Julia. Dominio público.
Las declaraciones de la arqueóloga encargada de los trabajos, Patrizia Fortini, hablan de la posibilidad de que durante las excavaciones de finales del siglo XIX se localizara un cenotafio dedicado tal vez, en su opinión, en honor de Rómulo, hacia el siglo IV a. C. Se trata tan solo de una hipótesis todavía por comprobar y aunque las fuentes clásicas no parecen ir en esa dirección, solo el tiempo y los hallazgos lo dirán.

Santuario excavado en la zona del Lapis niger. Dominio público.
Esta zona, conocida como el área del Lapis niger (piedra negra), era considerada por los propios romanos como un locus funestus. Ellos pensaban que en aquel lugar había muerto algún personaje importante. Existían diversas versiones: unos pensaban que se trataba de Fáustulo, el pastor que recogió y crió a Rómulo y Remo (muerto en una trifulca entre los hermanos que se desarrolla en una de las versiones del mito). Otros creían que allí había muerto Hosto Hostilio, abuelo del rey Tulo Hostilio (sucesor de Rómulo y Numa) y algunos pensaban que el lugar estaba dedicado a Rómulo, aunque la tradición posterior hace que esta idea se debilite, teniendo en cuenta que Rómulo murió, según la leyenda, en el llamado palus caprae, en la zona del Campo de Marte.

Sea como fuere, la realidad arqueológica de esta zona es conocida desde el siglo XIX. Este monumento, que data seguramente del siglo VI a. C., fue enterrado de forma ritual en el siglo I a. C. El elemento principal hallado en las excavaciones fue un cipo de toba inscrito en sus cuatro caras verticales en un latín muy arcaico de muy difícil comprensión incluso para los romanos. En esta singular inscripción, que puedes contemplar de forma interactiva en 3D bajo estas líneas gracias a la Virtualización de nuestro coordinador, Néstor F. Marqués, contiene palabras como sakros (sacer en latín clásico, sagrado) o recei (rey), que hacen referencia a la monarquía romana. Se trata de una zona de gran interés arqueológico que difícilmente podremos comprender por completo ante la superposición de tantos elementos posteriores, pero que nos da una idea de cómo era Roma durante su periodo monárquico.

En definitiva, la noticia que salta ahora sobre la “búsqueda de la tumba de Rómulo” no es más que una deformación mal informada de las excavaciones y obras para la puesta en valor de este área del foro que se llevan realizando en los últimos años mezcladas con el estreno (31 de enero de 2019) de la nueva película italiana “Il primo re”, basada en el mito fundacional de Roma y en la vida de Rómulo (y que por cierto, muestra a estos pobladores de Roma, ni mucho menos los primeros, como salvajes incivilizados prácticamente trogloditas, nada más lejos de la realidad).

Que nos encontremos una noticia sobre las excavaciones de la zona del lapis niger siempre es una alegría, pero no por ello podemos permitir que se banalice se manipule la información histórica para conseguir unos cuantos clicks.

#BulosHistóricos

 

Néstor F. Marqués – Coordinador de Antigua Roma al Día

Si no quieres perderte un nuevo artículo, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales –Twitter, Facebook, Instagram, Youtube…- y apúntate a nuestro boletín de noticias para ser el primero en conocer nuevos datos interesantes sobre el mundo romano.

Comentarios (5)

  1. Soy profesora de latín ya jubilada, licenciada en Filología Clásica. Desconocía lo de la búsqueda de la tumba de Rómulo, me hace gracia. Pero también se buscó la antigua Troya, la tumba de Agamenón o la los Reyes egipcios
    Algo se encontró siempre y si bien no eran en ocasiones los personajes buscados, es interesante lo que se halló. Tal vez encuentren alguna vez la Atlántida o el Jardín de las Hespérides. Molaría

    • “Molaría” no es una expresión adecuada para una jubilada. Me resulta extraño, señora profesora

  2. Solamente la madre tierra sabe lo que guardan sus entrañas. Saldrán a la luz de la humanidad algunos vestigios, pero la esencia siempre estará a buen recaudo

  3. El comentario del señor Ramón muy acertado.Tiene mucha razón.

  4. Me pareció extraño porque según el mito, Rómulo desapareció misteriosamente. Así que no debería de haber ninguna tumba suya

Dejar un comentario